Impuestos

Las subvenciones a la vivienda en la Renta 2015 ¿Sujetas o exentas?

Monte Buciero. Santoña.

Monte Buciero. Santoña.

¿Tengo que declarar las subvenciones a la vivienda?

Ahora estamos ante un nuevo periodo de renta por lo que es interesante recordar las reglas generales que rigen a la hora de declarar las subvenciones a la vivienda.

Me estoy refiriendo a subvenciones como las siguientes:

  • Subvenciones a la compra de una vivienda. Estas subvenciones si proceden del Estado se denominan ayudas estatales directas a la entrada (AEDE), mientras que si proceden de otras administraciones reciben denominaciones diversas. Antes de continuar recordar que las AEDE fueron suprimidas por el Real Decreto 1713/2010, de 17 de diciembre. La cuestión del nombre y procedencia es muy importante como veremos en entradas posteriores.
  • Subsidiaciones de préstamos convenidos, tan de actualidad por otros motivos.
  • Subvenciones al alquiler de vivienda.
  • Renta básica de emancipación.
  • Subvenciones a la rehabilitación. Estas subvenciones aunque puedan tener como beneficiarios a comunidades de propietarios deben ser declaradas por los propietarios de las viviendas en su IRPF.

Veamos cuáles son las reglas generales:

Primera. La regla general es que las subvenciones están sujetas al IRPF. Para que nos entendamos, hay que declararlas aunque se hayan percibido para ayudarnos a pagar la renta del alquiler, a comprar una vivienda o a rehabilitarla.

No obstante, hay algunas subvenciones o ayudas muy expecíficas que están exentas. En concreto, en lo que se refiere a la vivienda están exentas:

♦   Artículo 7 LIRPF. Desde el 1 de enero de 2015 están exentas las prestaciones económicas establecidas por las Comunidades Autónomas en concepto de renta mínima de inserción para garantizar recursos económicos de subsistencia a las personas que carezcan de ellos, así como las demás ayudas establecidas por estas o por entidades locales para atender, con arreglo a su normativa, a colectivos en riesgo de exclusión social, situaciones de emergencia social, necesidades habitacionales de personas sin recursos o necesidades de alimentación, escolarización y demás necesidades básicas de menores o personas con discapacidad cuando ellos y las personas a su cargo, carezcan de medios económicos suficientes, hasta un importe máximo anual conjunto de 1,5 veces el indicador público de rentas de efectos múltiples.

Sobre esta exención puede consultarse la consulta V0501-16 de la Dirección General de Tributos.

En la interpretación de esta exención me surgen varias dudas:

Primera. ¿Qué debemos entender por necesidades habitacionales de personas sin recursos? A mi juicio este concepto jurídico indeterminado limita la exención a aquellos casos en que las ayudas se justifiquen especialmente en este sentido, lo que excluye a todos aquellas que sean meras ayudas al alquiler de la vivienda. Esto supone que no será de aplicación esta exención a las ayudas autonómicas al alquiler convocadas en ejecución del plan de vivienda estatal establecido por el Real Decreto 233/2013, de 5 de abril, por el que se regula el Plan Estatal de fomento del alquiler de viviendas, la rehabilitación edificatoria, y la regeneración y renovación urbanas, 2013-2016.

Un ejemplo de ayudas a las que se aplicaría la exención son las establecidas por la Comunidad Autónoma de Cantabria con la denominación de “Ayudas extraordinarias emergencia habitacional. Fondo de emergencia habitacionalˮ.

Me temo que la utilización de este concepto jurídico indeterminado planteará problemas en el futuro: ¿Qué son necesidades habitacionales? ¿Cuáles son las personas sin recursos? La cuestión es si a estas preguntas debe responder la norma autonómica o local que establezca las ayudas. Si así fuese intuyo que nos encontraremos con tantas respuestas como comunidades autónomas.

Segunda. ¿La exención se aplicará también a las ayudas que entreguen empresas públicas que no estén integradas dentro del sector de administración general? Estoy pensando en las ayudas que, en algunas comunidades autónomas, se entregan por sociedades mercantiles públicas. Entiendo que la exigencia que las ayudas se establezcan por las comunidades autónomas o entidades locales excluye a aquellas ayudas entregadas al margen de una convocatoria o procedimiento establecido por dichas administraciones. Si el procedimiento es establecido por la normativa autonómica o local estará exentas aunque se entreguen por sociedades mercantiles incluídas dentro del sector público. Esta interpretación respeta la literalidad de la exención.

Tercera. Se establece un límite de hasta un importe máximo anual conjunto de 1,5 veces el indicador público de rentas de efectos múltiples. Mi duda en este caso es saber a qué se refiere este límite ¿A la totalidad de las ayudas percibidas o a los ingresos de los beneficiarios de estas ayudas?

Recordemos que el IPREM nació en 2004 como indicador o referencia del nivel de renta que sirve para determinar la cuantía de determinadas prestaciones o para acceder a determinadas prestaciones, beneficios o servicios públicos, y sustituir en esta función al salario mínimo interprofesional (Real Decreto Ley 3/2004, de 25 de junio). Es decir, el IPREM surgió como indicador del límite de renta que como máximo se podía disponer cuando se pretendía ser beneficiario de una subvención o para la adquisición de una vivienda protegida, por ejemplo.

Pues bien, una lectura del artículo 7 de la LIRPF nos lleva a la conclusión que en este caso el límite se refiere a la suma de las ayudas que se perciban de acuerdo a este apartado. Dicho de otro modo, estarán exentas todas las ayudas que se perciban que respondan a la naturaleza que se enuncia en este apartado hasta el límite de 1,5 veces el IPREM. El exceso estará sujeto y como tal habrá de declararse.

Esta interpretación parece ser la que mejor responde a la literalidad del artículo. Esto supone que el IPREM deja de ser una forma de calcular los ingresos para convertirse en un límite objetivo que tiene relación con los ingresos.

Recordemos que el IPREM, se creó para sustituir al salario mínimo inteprofesional, y como tal está formado por los ingresos calculados de una forma determinada, es decir, no se corresponde directamente con euros de ingresos sino que para su cálculo es necesario sumar dos conceptos de la declaración del IRPF: la base imponible general y la base imponible de ahorro.

Cuarta. La cuestión se complica si tenemos en cuenta que según la Ley 22/2013, de 23 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2014, la cuantía anual del IPREM será de 7.455,14 euros cuando las correspondientes normas se refieran al salario mínimo interprofesional en cómputo anual, salvo que expresamente excluyeran las pagas extraordinarias; en este caso, la cuantía será de 6.390,13 euros para dicho ejercicio.

Esto nos plantea la duda de a qué IPREM se refiere la exención. A mi juicio resultará de aplicación el IPREM con cuantía de 6.390,13 euros ya que se trata de una exención de nueva creación y que, por tanto, no puede tener remisión al salario mínimo interprofesional. Esta interpretación se deduce, a sensu contrario, de las consultas V0558-14 y V0141-11 de la Dirección General de Tributos sobre el IPREM que debe emplearse para el cálculo de la exención regulada en el artículo 7.w) de la Ley 35/2006.

♦   Disposición adicional 5ª LIRPF. No se integrarán en la base imponible del IRPF las ganancias patrimoniales que se pongan de manifiesto con ocasión de las ayudas percibidas para compensar el desalojo temporal o definitivo por incendio, inundación, hundimiento u otras causas naturales de la vivienda habitual del contribuyente o del local en el que el titular de la actividad económica ejerciera la misma.

El destino es claro, no se admite las ayudas a la rehabilitación de las viviendas por esas causas. En este sentido véase la consulta V0029-16 referida a las ayudas para la rehabilitación de las viviendas destruidas por el argayo de Sebrango en Cantabria.

La semana que viene veremos si la percepción de las subvenciones a la vivienda obligan a realizar la declaración de la renta 2015. Cuestión que provoca algunas sorpresas desagradables.

2 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s